Que es una persona sana? 2

Un resumen de lo acontecido en la segunda sesión

Moderado por Mario Izcovich

Presentado por Ricard Arranz y Anna Aromí

Sobre el Amor y el trabajo en Freud y Lacan 2a parte

En la buena sesión segunda del CURSUS En la ELP (Escuela Lacaniana de Psicoanálisis) de Barcelona, tuvimos una interesante presentación de un caso clínico por Ricard Arranz, una psicosis desencadenada y los medios utilizados para estabilizarla y algunas conclusiones sobre este caso “difícil”. Decía Lacan que el Psicoanálisis no ha de retroceder ante la psicosis y debe intentar diferenciar entre el discurso Psicoeducativo-Psiquiátrico que lleva a la anulación de los síntomas mediante adherencia en el tratamiento se toma la medicación?, duerme bien? come bien? etc…

Anudar el goce es una forma de intervenir cuando los pensamientos del sujeto son Dicotómicos, por ejemplo cuando el sujeto no encuentra la significación del amor, del amor total al odio total, por Dicotomía, o pensamientos polarizados entendemos la tendencia a clasificar una experiencia categorizándola de forma opuesta, sin significados intermedios ni dudas al respecto, estos pensamientos a menudo se conocen como pensamientos automáticos, y básicamente se evidencian en la falta de duda (la certeza), vamos a explicarlo:

La Realidad es la interpretación de lo Real, a menudo,  en la psicosis no hay distancia entre lo Real y la Realidad, ni conciencia de enfermedad.  Para Mckay, 1981 los Pensamientos automáticos pueden describirse como:

  1. Son mensajes específicos, a menudo parecen taquigráficos.
  2. Son creídos a pesar de ser irracionales y no basarse en evidencia suficiente.
  3. Se viven como espontáneos o involuntarios, difíciles de controlar.
  4. Tienden a dramatizar en sus contenidos la experiencia.
  5. Suelen conllevar una VISIÓN DE TÚNEL: tienden a producir una determinada percepción y valoración de los eventos. Así tenemos:
    • 5. a. Los individuos ansiosos se preocupan por la anticipación de peligros.
    • 5. b. Los individuos deprimidos se obsesionan con sus pérdidas.
    • 5. c. La gente crónicamente irritada se centra en la injusta e inaceptable conducta de otros… etc…

———————

EROTOMANÍA

En el recomendable “Llull con Lacan” de Miquel Bassols, cito directamente un artículo de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis:

Como señala Bassols, y también Antoni Vicens, todo el sistema del Ars luliano gira alrededor de la A mayúscula de este Amado que viene a ser el verdadero y único interlocutor de su diálogo. Todas las significaciones de su mundo remiten a la huella dejada por la A de este Amado que viene al lugar del punto de basta que falta en las significaciones huidizas de su realidad. Bassols propone dar todo su peso a la materialidad del texto luliano, que hace de la letra soporte del discurso en la lógica del inconsciente. Tomado a la letra el texto del filósofo y místico ecuménico se convierte en sujeto-supuesto-saber sobre lo real de la lengua, que da soporte a la lógica de la relación del sujeto con su Otro inconsciente: relación marcada en Llull por la Revelación divina del Ars que funda su sistema y sus significaciones.

El Amado (Amat), en su alteridad irreductible, vendrá así a ocupar el lugar del Otro de la palabra y del Uno del goce. Otro que interpela al sujeto en tres órdenes: en los signos de amor que, en forma erotomaníaca, sustentan la relación con el goce del Otro. Llull designa esa lógica del signo con el neologismo Amancia. En el orden de su experiencia de la palabra es el término, neológico también, de Affatus el que nos remite a la aparición del significante en lo real. Está, además, el famoso sistema de su Ars; ahí es la letra la que cifra el goce del Otro; la letra (lettre) como escritura del ser (l’être), como soporte material del amor. En el Ars luliano existe la posibilidad de transformar las cosas como si fueran nombres. La letra pasa así a ser el único objeto de amor verdadero. La letra, en sí misma, crea el mundo. Tres órdenes que Bassols lee como el anudamiento que en su cuarto elemento, en el hacerse un nombre, Amat, constituyen para el sujeto Llull el sinthoma lacaniano. Tirar de ese complejo ovillo abre espacios inéditos de la experiencia del sujeto psicótico que Bassols explora en el libro.

José Enrique Ruiz-Domènec, en su intervención, manifestó su sorpresa y satisfacción con este estudio que calificó como “un libro que despierta la conciencia en una época en que la conciencia está de siesta”. Libro que lleva el pensar al límite sin dejar de explicar, por una vía que asoció a la de la metafísica y que se vale de atinadas referencias. Ruiz-Domènec describe su lectura del texto como una peregrinación a través de lo proceloso del lenguaje, acompañado por tres autores: Llull, Lacan y Bassols. Describió el libro como laberíntico en el planteamiento, pero que abre respuestas según avanzamos en su lectura. Señala el problema que recorre todo el libro: “El mundo de la metáfora deviene en Llull un Ars Magna y se pregunta ¿es una impostura? Ofreció interesantes apuntes del particular contexto histórico preguntándose ¿Por qué el significante y no la historia para resolver esta pregunta? Bassols nos aclara: “Es el inconsciente del sujeto, y no el analista, quien es la interpretación. Por consiguiente, el inconsciente del sujeto Llull –el inconsciente y no su biografía–, será la mejor interpretación de la obra.” Y es por ello que nos propone un “Llull a la letra”. El criterio de verdad es la ley interna de su discurso.

———————

TANTO TIENES TANTO VALES:

Al caso clínico presentado, una frase que le reverbera es pronunciada por el padre: Tanto tienes, tanto vales.

El desencadenamiento de la psicosis está relacionado con el exceso empujado por el goce.

La intervención del psicoanálisis ante la psicosis se centra en Reorganizar la demanda.

El sujeto en cuestión está paranoico, amenaza con que conoce a gente famosa, está desencadenado. Siempre tiene problemas con su pareja, reconoce estados de alerta extrema, ante sus problemas encuentra la solución mediante denuncias.

La angustia aparece cuando no es capaz de encontrar un sentido, e intenta saber más. El psicoanálisis se ofrece a la gente que quiere saber, el malestar se puede tratar con el Saber. Lacan dice que Hable, que lo diga TODO, responsabilizando al sujeto cuando el sujeto se responsabiliza, le produce alivio, al pasar de la pulsión al pensamiento, éste se puede manejar al quitarse el peso de la responsabilidad.

En un Análisis trabaja el Analista, el Analizante y el Inconsciente, que nunca se cansa. El Inconsciente trabaja entre sesiones, produce sueños

En Análisis el amor es un amor de transferencia, Es amor al saber, una herramienta del análisis es el llamado Sujeto-Supuesto-Saber: El sujeto supone que el Analista sabe algo de él mismo que él no sabe que sabe, J. A. Miller lo explica bien aquí. Aunque las sesiones están llenas de BlaBlaBla, hemos de aprender a Hablar lo que se tiene que Decir, lo más interesante no tiene sentido, Nacer no tiene sentido, Amar no tiene sentido

algunos videos de Lacan, la transferencia es el amor…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s